sábado, agosto 23, 2008

Fin del taller con Guillermo Fadanelli



Perlita, Guille y Chamul, al fondo yo de azul y Fadanelli.


Hoy terminó el taller de narrativa. Guillermo Fadanelli se fue de improviso por una tragedia personal, según nos dejó recado. Demás está decir, a pesar de mis muchos desacuerdos, me la pasé chido todos estos fines, porque conocí gente y aprendí hartas cosas. Leonardo Da Jandra nos dijo que es la primera vez que Fadanelli da un taller; y se notó, empezando por decirle a algunos de mis compañeros que el taller, le valía madres. Aunque gracias a sus invitados: Brenda y Alejandra (escritoras de las que no sé sus apellidos), Alejandro Páez periodista, Kyzza Terrazas guionista de cine, y Miguel Calderón artista visual, las sesiones se hicieron bastante ricas (¡uy, si, cómo le valía madres! creo que eso se lo dijo a alguien cuando estaba pedo).
El tinte de los sábados de narrativa, no fueron dedicados a hacer chamba literaria, es decir, que se enfocara a corregir nuestra forma de escribir, más bien era escuchar los monólogos de los dos escritores y los invitados, que ciertamente me dejaron algo en donde tengo que fortalecer mis debilidades de conocimiento artístico.
Las tres últimas sesiones, me fui a Etla, acompañada con uno de mis compañeros y vecinos que en mi vida había visto en el pueblo, Guillermo Fadanelli junior (ja, ja, ja), bueno, no se apellida así, pero así le puso Da Jandra por ser el moquito más leído y a mi parecer más brillante, además de guapetón.
Hoy me di cuenta que las relaciones sociales, son bastante importantes y que las personalidades con las que me tocó convivir estos dos meses, son toda una futura leyenda.
Buena samaritana que soy, cada vez que puedo les echo un aventón a mis compañeros del taller, gracias a eso he entablando algunas amistades, hoy descubrí a un personaje cuya raíz me impactó, porque yo ni por enterada. En otras ocasiones se había ido conmigo una chica llamada Karina, que a diferencia de las otras muchachas me parecía buen pedo porque su aura y trato es bastante agradable, la verdad me admiró porque chequé su blog, y su tinte izquierdoso se me hizo raro, ya que cuando la conocí me invitó a una reforestación en el un bosque del Tequio. Cuando veníamos de regreso a la ciudad, noté que hablaba por teléfono con su papá, luego le saqué a tirabuzones que su papá era amigo de Da Jandra y también conocía a Fadanelli.
Me comentó que vivía en San Bartolo, y hacía tiempo su progenitor tenía una consultaría de abogados e ingenieros para las comunidades, y finalmente que había sido líder de la APPO... ósea jelouuuu, demasiadas pistas... para que mi insulsa inteligencia no diera con que ella era (es) hija de Flavio Sosa (líder rebelde, de la APPO).
Cuando llegué a casa, no aguanté el impacto que me había causado la noticia no por Karina, sino porque ya la había tratado y yo ni en cuenta con su vida.
El 2006 fue un año atroz para Oaxaca, en el que todos los ciudadanos tuvimos que tomar partido por alguien, yo iba a las marchas, aunque mi color no sea totalmente izquierdoso, estaba a favor de la destitución de Ulises Ruíz, el gobernador de Oaxaca.
Recordemos que mi familia, simbólicamente está representada por los cuatro de los sectores oaxaqueños, diferencias que nos hicieron entrar en serios conflictos: Mi mamá, la desempleada burócrata, ahora empleada por el comercio informal; mi hermano el militar; mi hermana, la burócrata priísta de ultraderecha; y yo, maestra de iniciativa privada.
Cuando les comenté a Chelo, mi hermana y mi prima, que le había dado ray a la hija de Flavio Sosa, la primer reacción fue de mi congénere: 'yo que tú la hubiera raptado'. Chelo no dijo nada, porque en sus ojos vi algo de admiración, ya que íbamos a las marchas y a ella le había tocado el día del desalojo, cuando tuvo que esconderse en un restaurant, porque todo el centro de la ciudad tenía gas lacrimógeno.
El sábado pasado fue la última sesión que tuvimos con Fadanelli, el último texto que comentó fue precisamente una crónica del 2006 en Oaxaca. Este sábado quedó de invitarnos a comer, el jueves hizo sus maletas porque una desgracia familiar lo llevó de regreso a la Ciudad de México, no me queda más que agradecerle mis nuevas amistades y mis muchos desacuerdos infundados con él.

2 comentarios:

Falo Anónimo dijo...

Estimada Geisha, los conocimientos deberían ser del dominio público y que bueno que hayas puesto el acceso al blog del taller de narrativa en el que estuviste y por supuesto que no molestaría si abundaras mas sobre tus aprendizajes en el mismo.

El escenario que planteas de tu familia en el 2006, creo que se repitió en muchos hogares, lo lamentable es que mientras el pueblo se pelea, los ganones son otros. ¿Habra algún lider que haga a un lado sus intereses personales o de grupo?

Pinacatito dijo...

Donde nacio la Mama de Guillermo Fadanelli ya que el dice que es Italina pero de que parte de Italia