jueves, agosto 21, 2008

Algo sobre mis olimpiadas



Cosa curiosa ocurre en mi familia, cada vez que encendemos la tele para ver las olimpiadas, no falta que mi mamá o mi hermana, escupan una que otra maldición para los estadounidenses. ‘¡Qué gane cualquier otro país, menos Estados Unidos!’, mi mamá, cada vez que ve alguna carrera, su atención está presente en que no gane algún yanke.
Hoy mi hermana vociferó: ‘¡qué bueno que perdió el relevo de EU!, ¡oh cielos, somos una familia de yankefóbicos!
Ayer, Efrén me despertó con la tele a todo volumen, obviamente con la sorpresa del himno Nacional Mexicano, que indicaba una medalla de oro, los comentaristas casi chillaban del triunfo, cuando minutos antes sus comentarios eran ‘por lo menos México tiene una medalla asegurada’.
Otros de mis divertimentos, es mi afán voyeurista de ver la cara de aflicción de las gimnastas, de verdad, con simplemente ver su rostro, se sabe si van a fallar, a caerse o a hacer una rutina impecable. Hace rato veía unos videos sobre Nadia Comaneci, y su rostro mecánico (porque no había muestras de alguna preocupación humana, como el miedo) auguraba un grado de perfección en sus ejercicios, uno como espectador sabe que esa increíble agilidad no tiene que ver con los errores.
No sé si a ustedes les pasa, pero uno anda esperando ver en que momento se equivocan; es algo masoquista, pero aunque sufro cuando se caen las gimnastas, no dejan de parecerme sobrenaturales los saltos, brincos, caídas y volteretas propias de circo.
Las olimpiadas son un gran circo. Un gran circo mundial que muestra los freaks de la disciplina física.
Estas semanas me he puesto a pensar ¿qué chingaos tienen de entretenido las olimpiadas?, bueno, lo que ya sabemos, que de manera sociológica se resume en ‘Identidad y nacionalidad’, tener como siempre la dolorosa esperanza de que nuestro país gane una medallita, aunque muy pero muy muy muy en nuestros adentros, sabemos que cada ciclo que viene, hay menos esperanzas para que los atletas mexicanos consigan un buen lugar porque como todo mundo se queja en el arte, la educación y el deporte, nomás no hay apoyos, a menos que sea fútbol, porque ese si vende.
Suele ser tan vergonzoso que las principales televisoras, con casi dos años de anticipación estén bombardeando con publicidad que ellos tendrán la mejor cobertura, cuando muchos de los deportista ni siquiera tiene los apoyos económicos para entrenarse, ¿qué paradojas, no?
Hace un mes logré vencer el miedo, pude sostener mi cuerpo de cabeza unos cuantos segundos, intenté hacer marometas, que antes me causan un miedo horrendo, con decirles que la última vez que jugué en un sube y baja (y eso fue hace muchos años), terminé llorando, ja, ja, ja. Nunca fui buena para los deportes, de hecho en el bachillerato cuando reprobé paraescolar me mandaron al IAGO, allí conocí a una escritora que en mi vida había leído, Elena Poniatowska. La segunda vez que la volví a ver ya la había leído. Hoy ya no la he vuelto a hojear. De algo sirvió que no fuera deportista, a partir de ahí quise escribir.

3 comentarios:

Falo Anónimo dijo...

Pues es que el sentimiento racista se vuelve recíproco, xD y se lo han ganado metiendo su rabo por donde quiera.
Yo no soy racista... pero que bueno que pierdan los gringos xD

Se supone que los juegos olímpicos tendrían que trascender fronteras e ir mas alla del nacionalismo, y dimensionarlo por el hecho de que el humano rompe paradigmas y encuentra en el deporte un estilo y una filosofía de vida. Pero todos sabemos que no es así el nacionalismo ante todo. En cambio hay oro tipo de atletas que ya trascendieron y ya no necesitan competir con los demas sino con ellos mismos.

Lamentablemente en nuestro país el deporte no es el único tema contradictorio, la educación es un problema grave y al igual que en el deporte; se piden medallas sin que haya un impulso y un seguimiento que nos permitiera lograr un verdadero avance en masa. Porque es así como pudiera hacerse una valoración adecuada, no por el esfuerzo personal de unos cuantos, de los cuales nos colgamos la medalla todos los mexicanos. Eso no quiere decir no reconocer el esfuerzo, por el contrario es indispensable resaltar ese mérito propio, para que no nos comamos lo que los medios de comunicación nos ofrecen masticado.

Por otro lado que bueno que realices ejercicio, deberias mostrarnos algunas fotos de tus proezas, creo que a todos nos gustaría admirarte haciendo piruetas.

Saludos cordiales.

Geisha dijo...

Prometo subir las fotos, cuando tenga cámara. Sirve que les presumo mis zapatillas de ballet sucias, porque son toda una chingonería.
Espero regresar pronto a hacer ejercicio porque tuvimos obra. Saludo, la verdad no me gusta tu nick de 'falo', inventate otro nombre para que pueda mandarte saludos especiales, porque no me gusta mencionarte como 'verga sin nombre'.

Un beso, o bien una chupadita, ja, ja,ja.

Falo Anónimo dijo...

Jajaja, lo ves, si no fuera Falo no hubiese recibido la chupadita xD, finalmente el anonimato va implícito, creo que si me cambiaré el nick; lo dejaré únicamente como FALO xD. Saludos Geisha.