viernes, agosto 29, 2008

Arranca

Sales del teatro. Todos fuman. Caminas con el resto de tus compañeros por la calle. Esta vez no vas a dejarlos. Al llegar al auto, te subes y arranca a la primera. En plena indecisión, decides ir a la fiesta de bienvenida de la universidad. El carro recorre menos de cincuenta metros y se apaga. Aún así decides ir.
Entras al bar, te dan una cerveza que no se te antoja tomar. En los primeros segundos de estar en el lugar, no soportas la engorrosa circunstancia de estar sola. Te diriges a un rincón sin tanto ruido, sacas el teléfono. Marcas. Te contesta. Pregunta ¿quién habla? Mala señal, te ha borrado de su directorio, por una milésima de segundo, dudas en seguir una platica que desde el comienzo es fallida, no declinas, insistes. Soy Lilian. Ah. El ruido de fondo no ayuda. Solo saludas, ya no insistes, desde ese momento sabes que al colgar lo borrarás de tu teléfono. Eres cortés. Vuelves a insistir. Pues... sólo hablaba para saludar, ¿estarás ocupado? Si, estaré muy ocupado, no creo poder. Que estés bien. Cuelgas.
Regalas la cerveza. Sales del bar. Subes al platina. Intentas encenderlo, no arranca. Insistes. No arranca. Maldices al sensor de posición del cigüeñal. ¡malditos carros europeos! Das un portazo y buscas quien te venda cigarros. Wherever.
Caminas, después de todo no eres tan encantadora como creías. Después de todo, no mucha gente te soporta. Cierto. No mucha gente soporta que no hables con facilidad. No toleran que siempre aceptes todo lo que dicen, porque realmente no tienes mucho que decir y cuando tienes algo que decir, siempre la cagas con argumentos pendejos de citas bibliográficas.
Anything. Sabes que detrás de ese desprecio, existe una arrogancia extrema de tu parte. Porque lo mereces todo. Pero no te quedaste con duda, te bateó, como tú lo haces con quien no te interesa. Deseas no pensar en el asunto. No puedes. Es más grande tu desastre psíquico.
Tienes hambre. Quieres algo dulce. Cigarros, café y crepas.
De manzana con canela y helado de vainilla por favor. El mesero se va y el tiempo que tarda es un penar de milenios, porque estas sola en una mesa muy grande.
Hubiera sido mejor ir a dejar al maestro, a mis amigos, he irme a casa, piensas. Limpias el plato, aún tienes hambre. En el camino un indigente está desnudo y su sexo es como el de un perro. Ni un perro es tan sucio, como ese pobre despojado sin memoria. Llegas al carro, no arranca. Suplicas. ¡Por favor, quiero irme a casa!, al tercer intento enciende. Haz fumado tres cigarros, comido una mísera crepa que sabe a gloria, un café con mucha espuma. Las cartas de hoy son el ahorcado, la sacerdotisa, y otro que no recuerdas, todos están invertidos. El teatro está oscuro.

6 comentarios:

LA GUERA RODRIGUEZ dijo...

Como lamento que Oaxaca quede al otro extremo del mundo!!..o sea..lejisimos de donde vivo =(
me gustaria haber podido compartir esa cerveza y la crepa..quiza pudiera por un momento evadirnos de la asquerosa realidad que nos rodea...

un platina que no enciende??..ups!

Besos solidarios!

Olaf dijo...

Estimada Geisha, pues si la preciosa Rodriguez comparte solidaria contigo la cerveza y la crepa yo hubiese compartido contigo el café y los cigarros.

En mi escasa experiencia en la vida, me he dado cuenta que los seres humanos (todos) tenemos un cierto dejo de masoquismo, cuando tenemos a alguien que nos trata bien, le hacemos de todo, pero cuando nos joden ahi estamos felices. Tal vez no sea este el caso.
Las cosas no son siempre como pensamos ufanamente, mi percepción ha cambiado y ahora trato de aceptar lo que viene, como viene sin esperar mas ni menos. Uno espera demasiado de los demás, pero no hace una instrospección.
Cada día estamos aprendiendo y cada cosa; buenas o mala nos esta enseñando algo.

Ánimo chiquita.

Saludos.
PD. Me siento desmembrado xD

Geisha dijo...

La verdad hoy me provoca gracia lo que me pasó ayer. Nada trascendente. Ja.
Oye Olaf, ¿por qué no se puede ver tu perfil y tu blog?
supongo que eres el 'Falo anónimo'¿o me equivoco?
Saludo

Geisha dijo...

Mayte querida, con gusto compartimos. Saludo

Beto dijo...

que mal, por momentos yo tambien me quedo solo, voy al cine al solo, o a comer o cenar solo, no estaria mal juntarnos los solitarios de vez en cuando, a lo mejor habría un poco mas de compatibilidad y nos la pasariamos mejor, ánimos y un dia de estos iré a Oaxaca para tomarnos unas cuantas cervezas juntos....besos!!

sexy dijo...

hola pues yo voy al super sola y no me gusta veo a las demas mujeres con sus esposos y me pregunto y por que yo no pero esa es otra historia, yo te acompaño desde aqui, el sabado me tome 6 cervezas sola es la primera vez que tomo sola, pero lo que me paso no era para menos, tenia que tomarmelas o ponerme a llorar, pero ya no quiero llorar, si que me las tome.