miércoles, agosto 20, 2008

Amalia

Amalia es una de mis alumnas favoritas. Siempre cumple con la tarea, participa, además de fundamentar cada crítica que hace en mi clase, así yo no esté de acuerdo con lo que dice. Tiene severos problemas con su genio, es intolerante y excesivamente voluble, no es emo, pero si bipolar. Comprendí que le tenía un afecto muy grande, cuando la vi llorar vehementemente porque su novio la había cortado.
No halla compañeros que puedan tolerarla más de dos meses, constantemente cambia de amistades y es muy común, que hablen a sus espaldas de ella, diciendo que está loca. Ciertamente es una de mis niñas nerd, pero no de las que solamente cumplen, sino de las que les apasiona aprender.
En un mundo infestado de flojera, los genios están locos, los necios se conjuran contra los genios; Amalia está loca.
De mis escasos dos años de experiencia en el magisterio, y mis más de cuatrocientos alumnos en ese transcurso, Amalia rompe esquemas, y tal vez es el caso que más me llama la atención, porque sin ser drogadicta, sin tener enfermedad como la bulimia o anorexia, o padecer algún trastorno psicológico (palpable), la vida le parece un caos. Sus máximas frustraciones no solamente se enlistan en conocer los problemas, sino en no poder resolver esos problemas como ‘deberían’ resolverse.
Los salones de clases también son grandes galerías de faunas sociales. Los muchachos son los retoños de muchos tipos de gente. Desde hijos de políticos, empresarios, hasta los de familias más humildes. Son muy pocos los alumnos que viven con su papá y mamá juntos. La mayoría sólo tienen a su figura materna. Amalia vivía hasta hace unos meses con su mamá y su hermana. Se escapó de su casa y fue a dar, a la Ciudad de México. Huyó a una casa para señoritas en Coyoacán, porque según me comentó, ya no aguantaba la presión de su madre, deseaba ya no tener que hacer lo que ella dijera y no tener que soportar su control hasta en la ropa que usara.
No me enteré bien del chisme, pero intuyo que su mamá, loca por haber perdido a su retoño armó un escándalo, hasta acusar a los papás de sus compañeras de secuestro. Amalia, al enterarse de todos lo problemas que había ocasionado, regresó.
Su cambio me pareció obvio, porque sus pantalones indicaban tallas de menos. Algunas veces, lo confieso, suele exasperarme, es tan terca como una mula, porque no hay razón que la haga cambiar cuando se esmera en creer algo que a ella le parece lo ‘correcto’.
He llegado a la conclusión que gran parte del afecto que le tengo a Amalia, se debe a que en algunas sus actitudes, y en su complicado trato con los demás, son características que compartía con ella, cuando tenía su edad. Su afán de componer el mundo, preservar los lazos amistosos, ayudar al otro sin esperar nada, expresar todo lo que siente y piensa, son cualidades desagradables para lo ‘estudiantilmente correcto’.
Los niños índigos, son también sinónimos de hígados incomprendidos.
A mi niña índigo que posiblemente traía dentro, hace unos años, la fui matando cuando comprendí que era preferible corromperse, a vivir luchando por causas perdidas. Amalia aún tiene muy viva a su niña índigo y es de color rosa.

6 comentarios:

Beto.. dijo...

a todos nos da esa epoca de necedad y querer tener la razón a fuerza, pero al parecer a la mayoría de nosotros se nos va desapareciendo con la edad o el cansancio de tener a todos en contra nos vence.

LA GUERA RODRIGUEZ dijo...

Hola Mi Geisha...

De verdad que cada uno de sus post me pone a reflexionar bastante...
Crees que es más facil corromperse a vivir luchando por causas perdidas?..cuando uno cree en su propia causa de ninguna manera puede considerarse perdido el esfuerzo, es lo que te alienta a ir contra corriente y el esfuerzo por pequeño que sea...sabe a miel.

Me pregunto si algun dia llegará el hombre realmente inteligente que te valore en todo lo que eres...

Diana

Geisha dijo...

Evitemos todo tema relacionado con hombres, ahora más que nunca prefiero saber nada de ellos.

Saludo querida Mayte y Beto.

Beto.. dijo...

uchalas, de plano??? tan mal te han tratado?? si vivieras aca en el d.f. seria otra cosa....sí como no jajaja.....por lo menos podria apuntarme y hacer mi luchita jejeje
Diana, ya se tu verdadero nombre jejeje besos a las dos!!!

Falo Anónimo dijo...

Las causas solo son perdidas cuando las dejas, por lo general la fruta podrida contamina todo lo demas y es común que te absorba el medio y llegues a realizar eso mismo que criticas, pero eso es lo bonito de la vida no? sino que chiste, si las cosas que valen la pena se hicieran fácilmente, cualquiera las haría.

No les ha pasado que a veces sueñas en un estado de semi-inconsciencia? de repente algo no te gusta de tu sueño y puedes cambiarlo. Asi es la vida como un sueño, como lo menciona Calderón de la Barca en el monólogo de Segismundo.

Creo que Geisha puede tener al hombre que desee en cualquier momento, me doy cuenta que es admirada por el género masculino. Es mas, ya soy su Fan :)
Sin embargo ninguna persona te llena, cuando no estas contento contigo mismo.

Saludos.

LA GUERA RODRIGUEZ dijo...

Mi Geisha...
Perdone a esta bruta por el exhabrupto..! NO volveré a mencionar a los hombres! ;-)
Beto:
Hasta ahorita te diste cuenta??...jajaja..si hasta expliqué porque me pongo La Guera Rodriguez..??!!

Diana