sábado, agosto 16, 2008

Niños

Comienzan a gustarme los chiquitos. Últimamente he pensado mucho en la maternidad, cuestión natural, o absolutamente de libre albedrío, pero lo afirmo con seguridad, me gustaría ser mamá (aclaro, no ahora). He andado de cariñosa con los niños, mirando a los bebés, contemplando lo bonitos que son y burlándome de las payasadas que hacen, cuando exploran a la vida.
Otra de mis patologías anímicas, que tal vez tenga algo que ver con el deseo de procreación, es que también comienzo a tener curiosidad por andar con alguien más chavo que yo. Me detiene el hecho de pensar: ‘si vas a andar con el mocoso de 18, ¿quién va a pagar el motel, si no trabaja?’Ante tales cuestiones, no hay remedio mejor que declinar de dicho pensamiento, aunque eso no es obstáculo para seguir cuestionándome ¿será así de inocente para otras cosas?
Me ha nacido la curiosidad de un moco 6 años menor que yo. Su carita preciosa es como la de una caricatura japonesa. En alguna ocasión lo caché observándome, no sé con qué intención, pero aprovechando la ocasión me bajé un poco el escote, ja, ja. Nah, no me hagan caso, sólo es un pensamiento que hoy me surgió, breve, hipotético y me llevó a las más estúpidas preguntas ¿le terminarás enseñando? ¿será agradable estar con alguien que a leguas se nota que no tiene mucha experiencia? ¿te escribirá cartitas? ¿te iluminará con su alta literatura y terminará por hacerte reír con sus berrinchitos propios de su inmadurez?
Por lo menos el primer requisito lo cumple, es muy agradable a la vista, el segundo también, el perro ha leído mucho más que yo, ya me prestó un libro, y lo que es mejor, no intenta sorprender a nadie.
Todo esto me ha surgido por la necesidad, a pesar de que pienso y extraño harto a... no diré quien, mi fisiología no puede evitar fantasear un poco. Aunque antes me resistía a pensarlo, hoy me llegó la idea ¿y por qué no?, dudo que el chavito me diga algo, pero para eso, una tienes sus artimañas, jo, jo.
Creo que aún no quiero ser mamá, pero tal vez si mamacita de un niño.

4 comentarios:

Mar dijo...

Jajá. El instinto maternal te ha llegado, pero en el camino se deformó un poco.

Los mocosos dieciochoañeros me resultan atractivos hasta que abren la boca o su cartera. Realmente no sé cuán lejos se puede llegar con un hombre que no paga un motel.

Pero, gran favor me harías al intentarlo e ilustrarme.

Clandestina dijo...

Bueno, todo en su proporcion, mi estimada Geisha...a mi me gustan menores...pero que me enseñen porque uno nunca deja de aprender ;-)

sexy dijo...

hola geisha yo ando con una persona mas joven que yo y es fantastico, claro que no tiene 18 pero si es mas joven.

sexy dijo...

hola geisha yo ando con una persona mas joven que yo y es fantastico, claro que no tiene 18 pero si es mas joven.