jueves, mayo 11, 2006

Moralinas

Me acostumbré a la brusquedad de los males, a evitar los protocolos de calentamiento antes de tener sexo.

Llegué a la cama individual, como si fuera la primera vez que me tocaban, con las mismas barreras, cada caricia era una tortura, un estremecimiento que me provocaba unos escalofríos y cosquillas, que resistían a ofrecer mi intimidad.

El grotesco pensamiento de decirle “deja de hacer eso, bajate los pantalones y entra ya”, fue suprimido por un remordimiento que dijo “no mames, eso no se dice a una persona que quieres”, pero la mala costumbre de ir al grano, de quitarme la ropa, de abrir las piernas finalizar en un breve cansancio, se hizo normal.

Olvidé hace tiempo que en esos largos protocolos, de besos, de caricias, de la exploración ínfima de los dedos en mis curvas, de las lenguas que saboreaban mi sudor como elixir sagrado, existía placer.
Olvidé también que en mi pasado intentaba hacer el amor, y que tenía un poco de respeto en este término convertido en sinónimo de “coger”.
Salté ese tramo, y ahora que retornaba a las caricias con afecto, regresaba a vivir las “primeras veces”, me sentía como la mamona mojigata que no quería ser tocada a causa de grandes dosis de moralinas familiares, que castigaban con infiernos de remordimientos.
No, no creas que fue eso, lo olvidé en alguno de los cuartos en el que violaron mi respeto.


G e i s h a

6 comentarios:

Infernarium dijo...

Se siente raro cuando alguien que amas te dice "Anda,llegale!"...

Quizas con quien no te une ningun sentimiento mas que el deseo es algo que te prende, pero esa tarde... fue raro.

Indigente Iletrado dijo...

La programación dada desde nuestra infancia (aún aquella no literal) nos sorprende surgiendo de las formas más insospechadas en nuestra vida adulta, no es que sea algo imposible trasgreder esos límites, pero sí resulta sorprenderte confesarnos impedidos por nociones morales añejas ajenas.

Disfruto ambas posibilidades. Cuando emprendo un recorrido pausado, espectante, susurrado. Planeando sobre el cuerpo de una mujer con la alevosía de quien sabe donde se alterarán las respiraciones hasta quebrarse sobre el cuerpo. O cuando intempestívamente me mira tomándome la entrepierna entre sus manos para segundos después levantarse la falda dándome la espalda sin ninguna palabra de por medio.

Saludos.

Anónimo dijo...

Where did you find it? Interesting read What companky manufactures acyclovir Painting kitchens color choices Best cell phone game Beating the bookies beat the bookies risk free Allergic reactions on the back Attorney iowa mesothelioma dog mattresses Laser eye surgery at boots Europe in insurance travel maystar car alarms Incorporate jersey city Microsoft sql training chicago Gmc golf High brightness lcd monitors Japanese school lesbians Lottery past winning numbers Worldwide leadership training feb 10 2004 Adult dvd discount adult movies sale adultdvdonlinestore.net

Anónimo dijo...

Very cool design! Useful information. Go on! quicken bookkeeping software capital lease journal accounting examples Determining circuit breaker loads internet marketing Sessant cellulitis http://www.best-canadian-affiliate-programs.info/tecknomarina-watches.html Custom paintball gun anodizing honda 400 motorcycle Diazepam diltiazem interaction Lexapro compared prozac cisco junior college Auto speakers store

Anónimo dijo...

Best regards from NY! »

Anónimo dijo...

Best regards from NY! » »