martes, mayo 02, 2006

Arriba

De amantes y amoríos estoy sedienta… hablando de primeras veces, una de las ocasiones más memorables fue cuando por primera vez estuve arriba, es decir, cuando después de tanto esfuerzo en mis caderas pude moverme bien….

Hacíamos vibrar la cama, el colchón fluía como agua, el male estaba quieto, gemía ligeramente, mis rodillas soportaban la fricción del poliéster del nicho, sudaba a mares, trataba de acomodarme el cabello, que revuelto cubría gran parte de mi espalda, el éxtasis fue tal, que acompañado de un cansancio horrible en mis piernas, se cortó cuando en un susurro dijo: “me voy a venir…”
El placer, el cansancio, la ilusión, terminaron.

G e i s h a

3 comentarios:

Indigente Iletrado dijo...

Tu pequeño relato me recordó la vieja leyenda de la cábala hebrea que versa sobre la primera mujer: Lilith (personaje ahora tan tergiversado por occidente) Cuando fue creada el viento se peleaba para correr entre sus cabellos igual que el agua esperaba el momento de resbalar su cuerpo, era una mujer creada en la par de Adán hasta que un día mientras copulaban dijo algo que la desterró para siempre del paraiso: 'quiero estar arriba. ¿por qué tú siempre estás arriba?'

Adán ofendido e indignado corrió con Yahvé para contarle del atrevimiento de esta mujer al cuestionar el hecho natural de saberse sometida bajo el cuerpo del hombre. Yahvé la desterró, por supuesto.

Por otro lado.

Como de clerical tengo poco: yo prefiero estar abajo, el ritmo impuesto por la mujer suele ser igual placentero además de tener acceso hacia otras zonas erógenas del cuerpo.

A mi también me habrían expulsado, supongo.

fersho dijo...

orales me encanto este testo todo el lugar es muy acojedor la verdad felicidadez regresare mas seguido por aqui me facino

El mago ilusionista dijo...

Que recuerdos, a mi me encanta estar abajo, la dama puede moverse a su gusto , a su entero placer , que rico!.