jueves, mayo 18, 2006

Debajo de la cama

Esto pasó cuando comprendí la importancia de la necesidad de un lugar privado, para verme con mi hombre…

Tocaron a la puerta, eran las 12.10

¡Te dije que llegaras a las 10, solo tenemos una hora!

Lo siento, tuve que acompañar a mi abuela.

Mientras entraba por la puerta se quitaba la camisa, sin esperar a que fuera amable, entró a mi cuarto, se sentó en la cama y se quitó los tenis.

De la misma manera me quité la ropa, suprimimos el calentamiento sutil, por uno más ansioso, me acompañó en la cama.

Olvidé quitar la música, Apocalíptyca no es tan oportuna para momentos de delicadeza, pero el ritmo nos aceleró.

No terminó la canción cuando escuché unos ruidos. La puerta principal había sonado, era mi mamá, los dos con cara temerosa dejamos de lado nuestra calentura y sorprendidos con la adrenalina más horrible que podríamos experimentar, le dije ¡métete debajo de la cama!

Apenas alcancé a vestirme cuando mi señora progenitora entró a la casa, y yo salía de mi cuarto.

Una hora pasó para que mi pobre hombre pudiera salir, sus chinos tenían polvo, se sentía indignado, y yo moría de la risa.

En la siguiente ocasión Yorke, advirtió que aunque fuera a mi casa, no volvería a esconderse debajo de la cama, o arriesgarse a saltar una barda, yo simplemente reí.

¿Te acuerdas?

Te extraño, aún debajo de mi cama.

Geisha

2 comentarios:

Lvgosi dijo...

Que mal es quedarse a medio camino, (Que musica es adecuada para los momentos de delicadeza?)pero tengo una pregunta para el 52% de los habitantes de este planeta,
Porque siempre eligen escondernos abajo de la cama?
Que no creen que nos pueda picar una arania patona, o que nos puedan sorprender un sinfin de peligros escondidos bajo la cama? Por favor si nos quieren eviten mandarnos bajo la cama, seria mejor salir con cara de hace mucho calor verdad suegra?

Anónimo dijo...

Best regards from NY! film editing schools