miércoles, febrero 17, 2010

Vientre sin cicatriz

Anoche soñé a Dalia, ¿quién diablos es esa vieja?, en el sueño recordé que tenía unas caderas enormes y esplendorosamente sabrosas, recordé su voz suave, también la cicatriz que lleva en el vientre. Supongo que mi cuerpo multiplicado por dos, es el peso de Dalia.
Soñé que la manoseaba, también que tenía un deseo contenido por ella, que me le postraba encima, como un macho y jugaba a hacerle cosas con el pretexto de asustarla. En otro tiempo, me hubiera dado asco ese acto, pero ahora no me parece tan malo. Hace años Luis comparaba mi cuerpo desnudo con el de ella, y lo que más apreciaba era que mi vientre no tuviera la cicatriz de Dalia. Luis lamía todo mi cuerpo, sin duda recorrer su lengua en una mujer chiquita y con menos grasa corporal en las nalgas y la cintura, era más sencillo para su boca, pero infinitamente más difícil y doloso para mí, por la estrechez de mi sexo.
Mientras recordaba ese suceso, recordé que con la primera persona con la que fumé, años más tarde me pasó mi primera línea, y que justamente con la esposa de esa persona pasé uno de los momentos más bochornosos y chuscos de mi vida, ahora me río, pero en ese entonces fue patético, era demasiado niña y mis buenas costumbres eran evidentes.
Yo era demasiado pequeña y Dora demasiado gorda, sin imaginar que ella pudiera hacerme algo, me desnudé y me puse el blusón que me prestó, confiada me acosté en la cama donde inocentemente creí iba a dormir, Lola se desnudo y me montó, realmente tengo muy pocos recuerdos de lo que ocurrió, ni siquiera sé si por lo menos me besó o me hizo cariñitos, pero no logró que estuviera flojita y cooperando, lo que si recuerdo es su vello púbico picaba mi piel, su olor de mujer en brama, su voz suave y su cuerpo, ahora que lo pienso, eran cosas muy parecidas a las de Jimena.
Fue una lucha de horas para que Dora intentara persuadirme siquiera de tocarla, terminé abrazando a su esposo, y diciéndole que la tranquilizara porque no iba a coger con ella, fue sin duda una escena patética.
He olvidado muchas cosas, muchos sucesos desagradables o esplendorosos se han ido desgastando, como el sol y el viento erosiona a las cosas de la naturaleza, los recuerdos se van quedando como esqueletos, en los que se especula cuál pudo ser su pasado. Ahora digo que mi experiencia con Dora fue chusca, pero en ese entonces fue demasiado fuerte, ya no recuerdo qué emoción o miedo me ocasionaron.
Entre tanto olvido, la memoria hace de las suyas en el inconsciente. La recordé en un sueño, justo con una vieja que odiaba y que ahora, hasta se me hace agradable cogermela en sueños, porque he aprendido alguna vez amamos al mismo hombre, al mismo hombre nos entregamos, al mismo hombre odiamos, tal vez yo lo sufrí más que ella, no es cosa para presumirse, porque hubiera sido mejor no hacerlo.
Mi vientre no tiene ninguna cicatriz.

5 comentarios:

servidor dijo...

La cicatriz que tu vientre no tiene está por ahí entre tus memorias, o en los esqueletos ¿y cómo hallar las cicatrices en los esqueletos?

Una mujer sobre otra, el frotar el vello púbico, el cara a cara, no es cosa deseable por ahora... o, bueno, en sueños quizás. No sé.

saluos!
(creo que lo último que te dije fue un "dulces sueños", nunca se me ocurrió esto, linda) XD

DIANA dijo...

Mi Geisha...

quien firma este post?..Geisha..Viridiana...Lilith..?

Hay cicatrices que solo quedan en la memoria como bien dice Servidor...quiza esas son las mas dolorosas..a veces...

Tienes una forma tan desfachatada de decir las cosas...jaja!!...
pero tienes que hacer una plana de PÚBICO!!...he??...LOL

Por cierto...dentro de poco voy para allá ;-)

Geisha dijo...

Ja, ja, ja Golor, cierto eso me dijiste anoche y mira lo que desataste algo fuerte en mi memoria.

Diana, lo siento mucho y agradezco que me haga la corrección, hoy justamente no recordaba como se escribe una palabra, lo siento, tengo pésima ortografía, pero el contenido es lo que cuenta, gracias por fijarse en esas nimiedades tan importantes, écheme un mail con su cel para saber cuando viene.

servidor dijo...

Por favor, Geisha, nu hace falta que me llames Golor, ¬¬

saluos!
(hace falta que te des una vueltita mujer, yo te estaba esperando y como no vas te invito)

DIANA dijo...

Mi Geisha
Espero que no se haya ofendido por mencionar una nimiedad...
Me fijo en todo, en todo lo suyo, porque eres importante para mi...
tu dolor me duele, tu placer lo gozo, tus risas las disfruto, tus lagrimas las siento...

Apenas me van a pasar las fechas de la gira artística...jaja luego le digo la fecha acertada.