domingo, febrero 21, 2010

El baile del frío



No se puede esperar mucho, ni haber cambiado mucho en mes y medio.
-Guillermo querido, aunque suene molesta, ahora que lo pienso es parte de mi naturaleza, y no se me quita de un día para otro hablar de las cosas que no me gustan, las importantes, las profundas, esas me las guardo porque soy egoísta y sólo las quiero para mí.-
Como de costumbre hoy me perdí de nuevo, me bajé en el metro de la Merced y llegué a la calle de putas. Vi la fealdad en personas, que como reses vivas se ofrecen, cual carne fresca de placer. Me sentí una dichosa princesa vestida con mis pantalones, tenis y sueter hasta el cuello, sin una sola pizca de maquillaje, valoré más que nunca mi belleza. Sé que suena deprimente compararse con lo incomparable, pero de esa tristeza no se puede sacar más que ego. Hablar de las atrocidades humanas me resulta un lugar común, y para no caer en su círculo vicioso de malestar, preferí hacer algo que me sale muy bien, pensar en mí.
Como les decía, me perdí nuevamente en las calles. Por más que uno no quiera se te antoja la comida, pero toda es insalubre, debo educar mi estomago a ser como de camello. Los peatones se muestran a la defensiva, cómo si todos fuéramos una bola de delincuentes; que en realidad lo somos, mentimos, robamos emociones, actitudes, amores, dinero… qué sé yo.
Cientos de vendedores, cientos de artículos que sirven para suplir un placer pendejo e inútil, pero que se ve bonito.
No me resistí a un paraguas, a una barra de chocolate y a un sacapuntas en forma de flor. Mis delineadores labiales de a peso lo agradecen.
Patata me regañó en la mañana. En la ciudad hay muchos que se especializan en el robo ‘chinas’, debo presentarle a todo aquel con quien salga, amigo, novio, amante. Ups, ups, ups!
Me gusta bailar, me relajé moviendo el tambo, sudando un poco y celebrando el cumple de mi amiguis, la otra fugitiva. El tiempo mejoró, y hoy sólo usé un suéter. Mientras voy en el metro escucho a Compay segundo, para amenizar con otro ritmo el panorama de velocidad arrítmica, barroca, desquiciante, única, olorosa a comida, enrarecida con respiraciones ajenas.
La tercera rola que tocó el grupo cubano, fue ‘Chan chan’, bailé suavecito. Se disfruta más la música, cuando la canción es una de las favoritas, me sentí contenta, porque tenía calor, en medio de los fríos más insoportables que he sentido en mi vida, pude vencer a las bajas temperaturas con algo que me gusta hacer: bailar.

5 comentarios:

"G" dijo...

Hola, a veces leo lo que escribes.

Me recordó algo similar que me pasó hace algunos años, también por la Merced, una tarde que caminé por calles nuevas para mitigar la depresión; un tipo miraba a las prostitutas, con un gesto que me hizo pensar en que aún para ellas les sería difícil aceptar a un cliente como ese. Un hombre con una terrible soledad, sentado en un cartón frente a una cortina metálica de algún comercio abandonado. Un hombre feo, de barba rala y calvo, con una especie de problema mental que se reflejaba en su gesto perplejo, en su mugre, en sus gafas con exceso de dioptrías, amarradas con un resorte negro. Su diestra se aferraba a su entrepierna, en un movimiento cuasi angustiante. Parecía un indigente.

El unico consuelo que parecía tener, era mirarlas. Ellas, le devolvían la mirada lejanas y despreciativas...

Iba pensando en eso, cuando instintivamente brinqué a un lado, antes de que un taxista pendejo me atropellara mientras cruzaba una calle.

Sería largo escribir las reflexiones de ese día.

Saludos defeños.

Geisha dijo...

Bienvenido G.
Cierto. No puedes evitar pensar y pensar, mujeres que han perdido su belleza porque así lo ha querido, hablo del poco amor que ya se tienen, morenas con tintes rubios, atuendos pegados que no dejan nada a la imaginación más que grasitas sueltas.

MY BLOG MIO DE MI dijo...

Presenciar este tipo de espectaculos nos hace ver de repente la fragilidad de la condición humana. Quien podría imaginarse que alguna de estas chicas es el orgullo de sus padres en provincia, que mes con mes les hace llegar dinerito por que "la esta haciendo" en la capital? O cuantas de estas mujeres han sido dadas como perdidas después de que salieron de sus respectivas casas sin salir bien casadas? lo que sea..cualquier historia de origen cabe en la mente, de futuro...no creo que sea muy dificil imaginar a donde las lleva el ocaso de la juventud, belleza si hay o que aún se vea mas o menos en los vestidos o jeans ajustados.....lo dificil debe ser entender el presente...soportar personas con parafilias, desviaciones, perversiones, aliento alcoholico, cadaverina y putrefacción, caricias que son más actos reflejos animales, eyaculaciónes, salivas , mordidas...en suma, lo meramente instintivo y animal para dejar de lado lo humano.

K'pa dijo...

"De Alto Cedro voy para Marcané, llego a Puerto voy para Mayarí"...

K'pa dijo...

"De Alto Cedro voy para Marcané, llego a Puerto voy para Mayarí"...