lunes, febrero 15, 2010

Inventos de ligereza

La ciudad es un bicho que se pinta sólo, muta, se autodestruye y vuelve a nacer. Las promesas me han hartado de las esperanzas, ahora ya no se espera nada, todo lo que viene es bueno.
Las nuevas figuras que he descubierto de mi nueva familia me sorprenden, el padre atento, la hija de buena familia, la esposa que ama a su esposo, las tías que colaboran, la abuela amable ¿dónde carajos he vivido todo este tiempo? ¿por qué me he revelado contra estas figuras que creí insignificantes?
He perdido parte de mi encanto: el pesimismo. He creado un mundo: Geishalandia, precioso lugar, porque de repente hago lo que se me antoja, hay libros a la mano, hay comida y alguien sin pedirme permiso me ha tomado de la mano.
En mi imaginación me he construido a un padre, al que le tengo que dar explicaciones y el que no acepta me salga de su huacal.
¿Qué importan se cumplan ahora esas promesas lingüísticas, gramáticas, retóricas, dulces, bellamente mentirosas? Te las devuelvo corazón, porque antes de que tú me las digas las he sabido.
De repente quiero quemar todo, la ropa, los zapatos, raparme… pero me he dicho: sí mi reina pero el pasado es eso, por más que las representaciones del presente insistan en olvidar con hechos simbólicos, ahí estará la memoria.
Paso algunas horas en el metro, veo a demasiada gente, he pasado más tiempo del que puedo soportar en los hospitales, a veces no eres tan inmune al dolor ajeno, sin embargo me siento ligera al saber que no es mi peso.

3 comentarios:

Viva la revolución dijo...

Evidentemente no lo dije yo "Seamos realistas y hagamos lo imposible" pero esa es una gran realidad y debe ser la ley en Geishalandia.

Por cierto, jamás deberíamos ser inmunes al dolor ajeno. Eso ha construido este mundo donde estudiar letras no tiene ningún beneficio aparente.

Ah, nunca tomes una mano cuando esta no es imprudente. Ni tú seas tan imprudente para soltarla despues.

dante255 dijo...

Rico y sugerente. Mejoras cada día. Me parece una crónica de tu vida interior... se puede uno destrampar y regresar al nido, la fiesta eterna no existe, existe el equilibrio mental: suma de destrampe y de equilibrio.

servidor dijo...

Vamos Geisha, si has perdido el pesimismo, disfruta al máximo a esa gente que ahora tienes cerca.

Aprende, disfrutalos, descubre, y sigue contándonos todo con este tu estilo genuino.

saluotes!
(ya mejor =D)