jueves, febrero 11, 2010

Cartita

Patata (dícese del nuevo papá que tengo) Lalo insiste en opinar que no debo estudiar cosas inservibles, él desde siempre quiso ser rico y dice que eso debo de enseñarles a mis hijos (hijos que por supuesto todavía no tengo).

Me han pedido que escriba una carta de motivos del porqué quiero estudiar Letras, la respuesta es sencilla: se me da la gana arriesgar dos años de mi vida en estudiar algo que todos creen inservible. Los arriesgo porque aún tengo sueños, soy cursi y creo en utopías.

Probablemente si los burócratas, que tenemos que soportar a diario, se hubieran arriesgado a hacer los que les gusta y no a enajenarse en una actividad rutinaria, tendríamos una sociedad menos conformista.

Mis justificaciones no son racionales, mis motivos sí. A veces es necesario mandar todo al carajo.

Ser escritora, también necesita método, disciplina, y otras veces suerte con los editores, marketing y temas sencillos o provocadores que aseguren las ventas de cualquier librucho. Si no se apuesta por libros que trasciendan más de cien años, nos relegamos al olvido, a las historias mal construidas y la reproducción constante de mitos que nos han plagado de mentiras, por ello estudiar letras, me parece una buen motivo para llevarle la contra, a las muchas cosas con las que no estoy de acuerdo, en este país y este mundo. Apostar por lo que nadie apuesta, hacer lo que pocos escritores hacen, complementar lo académico con lo artístico, llevar la vida del escritor al extremo, porque así las letras trascienden y evolucionan.

2 comentarios:

dante255 dijo...

No por llevarle las contras a nadie, es por descubrirle las tripas a los libros...

Viva la revolución dijo...

ya te lo dije por telefono, pero tenía que escribirlo aquí. Esa respuesta es la que siempre di cuando alguien me cuestionaba por ser parte de mi muy amada APPO. Ese querer que todos se den cuenta que no necesitamos justificaciones, sino acciones honestas, apasionadas, de corazón, pero inteligentes, es lo que me hizo luchar por aquellos que tienen que sufrir mucho más que yo para obtener lo mínimo para su subsistencia.

Puedo presumir ser afortunado, porque hasta el día de hoy solo he trabajado 3 meses en mi vida, porque lo que hago y por lo que cobro lo disfruto tanto que es mi pasatiempo.

Asi que yo, no sólo te apoyo en tu decisión de estudiar algo que a la vista de la mayoría parece inservible, mas bien te exijo que lo hagas, he disfrutado mucho de tus letras, y estoy convencido que tu talento es enorme y tus sueños lo son más, y esos querida paisana, son lo poco que hacen tolerable esta cosa que algunos llaman vida.

Felicidades, y creo que quienes pasamos por aquí podríamos empezar a pensar en una beca Geisha.

Saludos.