viernes, abril 14, 2006

El taxi

Si algo se me hace patético es que se entre a un motel en taxi. ¿Dónde queda el respeto y la discreción que le mereces a la fémina? Es asunto es de dos, no de la pareja y el taxista, un extraño que puede pensar mil cosas.
Lo sé, tener sexo es de lo más común, pero si algo agradezco de un hombre es la privacidad empezando desde afuera.
¿Será que pido demasiado?
Por lo menos, un novio con carro, Si.
Punto final.
Geisha
Por debajo de mi ropa interior... esta mi verdadero cuerpo.

5 comentarios:

Indigente Iletrado dijo...

Ja, ja.

Sí he entrado en taxi al motel. ¡Pero justo ese día nuestras intenciones eran pulcras!

Por eso nadie me quiere. No tengo auto.

Anónimo dijo...

SI, ES VERDAD, LAS INTENSIONES DE MI AMIGO ERAN PULCRAS, DEBIA REGRESAR A RULETEAR YA QUE QUEDARSE DE MIRÓN LE COSTARÍA LA CUENTA...O PEOR AUN LA CHAMBA...

Jethro dijo...

jajajaja !!!!

si te contara las historias cuando fui taxista...

todo un caso cada una d e ellas....

que tiempos...

Anónimo dijo...

That's a great story. Waiting for more. video editing schools

Anónimo dijo...

What a great site Obtaining a us patent Online pharmacy free consultation ativan acyclovir dose Thumbs latina Air air bag bead flow freshener in Femdom and muscle 1910 alfa romeo lexus Seroquel parkinson's travel insurance protection Liver cancer centers headphones