viernes, abril 28, 2006

De puterias

Estaba leyendo el blog de uno de mis colegas, y comencé a filosofar sobre el asunto por el que atraviesa y cuando es momento de pagar las cosas que debemos, por el mal que causamos en tiempo anterior, creemos que somos las “victimas” de algo que no tiene por qué salir mal, pero no vemos que ocurre como consecuencia de nuestros propios actos.

Lo peor que le puede pasar a un hombre, es que la mujer que más ha querido (disculpe la poesía barata), es la que se las cobra y rico.
Lo más desagradable del asunto es que ¡uy! La fémina por ser el simple objeto del destino en cobrar deudas atrasadas, como fue el caso de Judas, se gana el título de “Puta mayor”, (hablando despectivamente) pero por otro lado, las féminas perversas lo consideran el máximo titulo de mujer “cabrona”.
Yo no entiendo el porqué la sociedad tiene que dar significantes tan maniqueos, a estos adjetivos tan hermosos.
Y si necesito tener errores, ser débil a las bajas pasiones como cualquier varón, para aprender que la vida se ha hecho a base de golpes, y que por ello no soy menos humana que un hombre, llámenme “Puta, golfa, promiscua, perra…etc.” no me importan los adjetivos por defender mi derecho ha ser una mujer de verdad, imperfecta, cruel, pero también con grandes cualidades.


Geisha

Es hora de cobrar.

8 comentarios:

Dark Fairy*~ Iraís dijo...

Es hora de cobrar... como pues? si se les debe empezar a cobrar desde el primer momento! y SI!!! saludos!

Indigente Iletrado dijo...

Jamás he creído que el mundo funcione de manera tan mecánica, de tal forma que sean 'cobradas' de alguna manera -tarde que temprano- nuestras acciones, sean estas buenas como sean malas.

Es un absurdo, en realidad. No hay correspondencia real, pero supongo que solemos pensarlo así porque es más fácil digerirlo, asimilarlo.

Por ende, jamás he hablado así de ninguna persona, ni tampoco cuando alguna mujer ha decidido maltratarme alevosamente. No es que esté pagando nada, simplemente nuestra vida son millones de variaciones arbitrarias, prescindibles, mutables del todo que nos afectan circunstancial, tangencial, contextualmente.

Es todo. Saludos.

José Carrillo dijo...

Geisha:
Llegué a tu blog por casualidad y lo encontré excelente. Tienes una manera tan desenfadada y franca de decir lo que la gente generalmente opina en secreto y con morbo, que ha resultado una delicia leerte.
Felicidades. Y prometo convertirme en un asiduo visitante a tu blog, porque realmente es como una ducha en un día de verano: Escandalosamente fría, pero reconfortante.

Geisha dijo...

Desafortunadamente no podemos separarnos de esa parte conductista, con la que nos han enseñado a vivir, tal vez sea una forma "digerible" de entender al mundo.
Gracias José Carrillo, espero sigas visitando el espacio.

Claudia Sosa SanRomán dijo...

Welcome to the club...
;)

Jethro dijo...

sin palabras ante este buen post...

por 1 sola razon...

i unleash hell.....

and do not recommend......

beso..

Anónimo dijo...

Looking for information and found it at this great site... »

un petalo sobre la nieve dijo...

que lata que dejaste de escribir en tu blog