viernes, marzo 12, 2010

En eso me cotizo

Cuando regresé a Oaxaca respiré hondo y profundo, para desintoxicar mis pulmones según yo. A la media hora de estar en casa, salí hecha la mocha a ver a mis amigas en el café, a los primeros cinco minutos de estar con ellas, comencé a llorar, mientras comía ese pastel francés que tanto me gusta. Le pregunté a mamá Mary ¿por qué me tiene que ser todo tan difícil? ¡puta, extraño todo, y más este pastel! Snif, snif.
Dos días después me eché mi primer round legal. Regresé a mi trabajo para cobrar la quincena que mi jefe se comprometió a darme, porque prácticamente me estaba despidiendo, cuando solicité licencia para irme un mes.
Sucedió lo que me temía, a mi exjefe se le había olvidado que había hecho el compromiso de pagarme mi liquidación; iba mentalmente preparada para el golpe bajo, soy una mujer cobarde, demasiado conformista, evito todo problema porque me choca estar en dimes y diretes, y estuve a punto de darme de la vuelta e irme con los cuatrocientos pesos correspondientes a mis exámenes extraordinarios por evitarme broncas.
Mientras esperaba saliera el pago, hablé con Chuchis por teléfono, mi mejor amiga y abogada, ella me dio valor para volver a entrar y ya no pedir, sino exigir que el acuerdo ofrecido se cumpliera. Volví a entrar, no sé de donde saqué valor para replantear el asunto… ‘yo sólo regresé a Oaxaca porqué usted me ofreció pagarme una quincena y me iba todo el semestre, no vengo a exigirle nada más’.
Ardió Troya.. ‘no me lo aprobó la junta, ya se me olvidó, me dejaste botado el trabajo’… repetí la consigna ‘yo no vengo a pedirle nada extra, ni a robarle, se hizo un acuerdo, usted me ofreció pagarme una quincena ¿para qué hacer esto más grande? –estaba decidida a ir a conciliación y arbitraje- Volvió a arder Troya:
¡AH PUES SI EN ESO TE COTIZAS! Ven mañana por tu cheque y firmas tu renuncia.
No me cotizo en eso, sólo vengo por lo que se acordó, pero si a esas vamos, ok vengo mañana y le firmo el papel que quiera.
Ese día mi vestido rojo me lucía bien. ¡cuál puta Magdalena realmente me sentí humillada! Era la segunda vez que lloraba en mi regreso a Oaxaca, pero no de nostalgia, sino de ¡coraje!
Si había que entrar en asuntos legales, era quedarme más tiempo ahí, pues me valía madres, ¡piensen lo que quieran! Iba a ir por ese cheque al día siguiente.
Cuatro años de cariño a esa escuela se fueron al caño y con ellos la estima que alguna vez le tuve al viejo.
Pensé en todos los derechos a los que renunciamos por un trabajo que nos paga para medio vivir, pero no nos da seguro, ni utilidades, ni nos provee de una seguridad social. Recordé que desde que tengo 16, trabajé desde meserear, sacar copias, pasar noches enteras o hasta 16 horas seguidas de recepcionista, hasta llegar a ser profesora, y ahora me daban una patada por el culo, tan sólo con una humillante frase, como si uno estuviera pidiendo limosna, como si fueras un ladrón que hurta lo que no le corresponde, como si fuera un timador que pide dinero sin haberlo ganado honradamente, cuando es absolutamente legal exigir pago por un despido injustificado o por como fuere.
En los breves momentos que estuve en la escuela, uno de mis alumnos más queridos me dijo ¿por qué te fuiste? De otros recibí reclamos por no haberme despedido, me hicieron preguntas de cuándo regresaría. No voy a volver, me gustaba mi trabajo, me sacaban canas verdes, los amo, pero no voy a volver.
Finalmente las circunstancias me dieron una razón para regresar al defe, con el orgullo un tanto lastimado.
Los lazos que uno alimenta con amor siempre perduran, por más lejos que te encuentres... me decía en el camino de regreso. La verdad es que al salir de casa me sentí contenta, porque ya no tenía más razones para quedarme.
Las rupturas nunca son suaves, siempre son desastrosas.

3 comentarios:

DIANA dijo...

Querida....y total que?..le dieron su cheque prometido? (inche jefe que tenía he?)

Sabe...los asuntos legales de ese tipo son terribles!, tengo que confesarle que este mes de marzo cumplo 3 años con una demanda que interpuse en la mentada Junta de Conciliación y hace mas de un año que falló a mi favor, pero la parte demandada se resiste y ampara y bla bla...pero mi orgullo, mi esfuerzo y las humillaciones sufridas tienen un precio y tengo todo el tiempo del mundo para que siga el proceso...Si la burocracia y la corrupción me ganan la batalla, no habré perdido nada, pues mi dignidad y orgullo siguen intactos. Que pelea tan mas absurda, no?

Por lo pronto a usté me la voy a llevar a cenar y que el mundo ruede!! Te quiero!!

LUIS TORRES dijo...

veo ke has entrado al blog del perfido frayjodas y comentaste uno de sus estupidos post llamado la tanga. bueno, yo tambien me rio aveces de lo ke escribe, pero no cuando me ofende, nada mas mira lo ke dice, ke mi mama y ke mi hermana usa tangas, ke carajo...

bueno por aca cuando uno renuncia o kiere exigir algo debe de dejar su trabajos pendiente en cero si no, no tienes derechos a beneficios laborales.

me quedo un ratito mas por tu blog,

saludos y amenazo con visitas futuras.

servidor dijo...

Yo sé de eso de trabajar y que no te paguen... tengo una buena anécdota con eso... jajá, ahora me río pero la verdad es que en su momento casi le reviento el kiosko al mal pagador :D

que le siga yendo bien.

saluos!