martes, febrero 15, 2011

Autoestima pisoteada y reivindicada por un susto (aunque hubiera preferido ahorrarme el susto)




¿Les he dicho que en este país me siento con la autoestima pisoteada?

Me di cuenta de ello el día que llegué al bar 'Los amantes' que es la sucursal oaxaqueña, del Bar Central en mi ciudad; fui feliz porque comí tasajo, chorizo, frijoles, salsa y tomé mezcal... pero les decía cuando fui ahí una noche de sábado hace un mes, sentí una profunda vergüenza de mi facha, iba con mis horrendas botas de nieve (calzado que odio), mi sueter gris, mi chamarra morada y mi gorro de lana en varios colores, ustedes NO saben, no llevaba siquiera un labial, ni una pizca de maquillaje en la cara, incluso mi cabello era un desastre por el gorro... sentí mucha vergüenza de mí.
En verano, New York es una pasarela de rostros atléticos y exquisita moda, al grado que yooooo, con todo mi ego de femme fatale, me siento basura ja. Después de sentirme así y tomarme una foto con mi extrema facha, decidí que estando nuevamente en la ciudad no me descuidaría de esa manera.
Este fin que volví a la ciudad, por pura necesidad me hospedé de nuevo en el Hostal donde trabaja el argeliano, les decía evité meterme con ese güey porque uno nunca sabe las mañas de los extraños y mi instinto de supervivencia no ha sido erróneo. Juré y perjuré no volver a ese lugar, pero conseguir hospedaje barato en días cosumistas como el catorce de febrero, no es cosa fácil. Por más que busqué en otros lados, no encontré y caí de nuevo ahí.
No saben las ganas que tengo de tirarme a un hombre delicioso, pero no lo hago porque estoy muy consciente que no estoy en mí país y los códigos culturales y kamanóstricos son otros y no los conozco, así que por tanto me encuentro en desventaja y prefiero infinitamente mi cuidado escencial, el día que lo haga debe ser con un hombre del que esté plenamente convencida que vale la pena y que conozco.
Esta vez en la ciudad, traje todo mi set de vanidad, y compré un lindo vestido rojo y unas botas nuevas. Para mi mala fortuna, este fin la ciudad estaba llena y no tuve otra que quedarme en un dormitario mixto, justo donde el argeliano duerme, su poooota madre, estaba que me llevaba la chingada. Es decir, el coqueteo fue lindo, pero estar en el mismo dormitorio, no me pareció de lo más seguro. La primera noche por fortuna no llegué a dormir, la segunda fui al bar Los amantes y estaba dispuesta a pasar gran parte de la noche-madrugada fuera, para mi suerte nadie de mis comadres estaba disponible, así que me fui sola, tenía tan buen humor que como nunca disfruté de comer mi tlayuda de 14 dólares y me tomé una mezcalazo gratis, no porque me lo hayan regalado, sino porque no me lo cobraron y la verdad no quise rectificarlo todo está muy caro en esta ciudad.
Todo iba bien hasta que un malacopa se sentó al lado mío de la barra. Comenzó a decirme que era de Ucrania, me enseñó su credencial y me dijo que odiaba su trabajo. Yo sólo pensé, ¡grandisimo pendejo! ¡cuántos no quisieran tener ese trabajo que te hace poder pagar los más de cien dólares que has gastando en emborracharte para decirme que odias tu trabajo!
Fui amable, pero ya aprendí que es mejor ser cortante en esos casos, el güey comenzó a molestar al grado de tomarme de los brazos, afortunadamente sus amigos al ver que estaba a punto de meterse en problemas lo sacaron del lugar.
Esa noche regresé al hostal a las tres de la mañana, implorando porque el argeliano, no se le ocurriera tocarme ni un pelo, a cambio de ello, ocurrió la primer cosa patética que he visto, pero que ahora me da mucha risa y bueno, acepto que levanta a mi autoestima pisoteada, entré al dormitorio, en plena roncadera masculina (sólo por eso detesto dormir con hombres), no pegué el ojo casi hasta que amaneció porque ustedes no lo van a creer, pero el argeliano comenzó a decir mi nombre entre susurros... ¡shut up hijo de la chingada no voy a coger contigo!
No fueron figuraciones mías, en verdad que lo hizo, fueron muchas veces, lo digo con la certeza de que mi nombre es tan complicado y largo como para que alguien lo pueda susurrar, incluso memorizar.
Me terminé durmiendo cuando alguien se despertó para ir al baño, eso me tranquilizó al saber que si algo pasaba, comenzaría a gritar heeeeelpppp! Nada pasó afortunadamente.
Al día siguiente, el tipo no me hablo y yo respiré aliviada, porque al fin habría entendido que yo NO quiero nada con él.
Esa mañana me arreglé, divis, divis, perfumada, bien peinada, pero ¡oh cielos tenía que regresar por mi abrigo al dormitorio, en chinga volví a subir, saqué el abrigo entré al baño y justo cuando iba a cerrar la puerta que aparece el tipo ¡no mameeeees!
En ese momento, el lindo y coqueto argeliano, me pareció la cosa más peligrosa del mundo, me sentí la mujer más tiny e indefensa y más pendeja por no decirle antes claramente con mi espanglish y las palabras más cortantes y groseras para alejarlo de mí: I don't wanna fuck with you, grandisimo pendejo!
El güey me agarró de los brazos y comenzó a masturbarse, por más Stop, sTOp, STOP! el güey no me soltaba, fueron dos minutos o menos de pinche susto... cuando vio que la mis palabras en español, que no entendía y que subían de tono y volúmen...suéltame hijo de la chingada, suel-TA-MEEE!, el puto me soltó y dijo:
- you smell so good!
-You are disgusting
pendejo!!
Afortunadamente ese día si había cupo para cambiarme de cuarto. Unas horas después el tipo se disculpó, levanté mis chivas, no creí en sus disculpas, ni en la afirmación de que había estado llorando, por mí, ¿sí, tú y a cuántas más se las pelas? Acepté sus disculpas y me largué a otro piso.
Lección: aunque me agrade y no lo crea tan malo, no es bueno estar sola. Después de todo, mi autoestima pisoteada, mi susto, y mis precauciones de abstinencia no han estado de más.

6 comentarios:

Robert dijo...

dos minutos de furia

Robert dijo...

aunq seguro leyo tu blog...uno nunca sabe

M. M. Elvendel dijo...

Jaja que buena historia.

Como carajos hizo para tomarte de los brazos y masturbarse al mismo tiempo??? Jaja!

JAJAJA Que risa la vdd!!

Si tu tienes tanto tiempo sin coger quien sabe cuanto tendra ese pobre wy jajaja!

jinshi0 dijo...

No se necesita más para ver que al tipo le faltan tuercas >:/

Geisha dijo...

Eso mismo pensé Jinshi... En verdad que eso pensé, en menos de dos minutos me puso pinche susto!

la MaLquEridA dijo...

Que susto, me hubiera desmayado ahí mismo o mejor no, mejor hubiera salido corriendo.