viernes, noviembre 13, 2009

Salón de belleza

A algunas cosas no les encuentro mucho chiste, como el twitter, la falta de uso y supongo mi desinterés en escribir a toda hora alguna tontería, me ha ocasionado esa reacción. He intentado cientos de veces borrar fotos del feisbuk y nada que puedo. Bien dicen mis amigos que el feisbuk es el diablo. Antier encontré el perfil de un güey que me gusta harto, tan bueno está y supongo, es taaaan mamón, que no cualquiera puede añadirlo, así que le mandé un discreto ‘Hola’, ja, ja, ja, digo, hice mi lucha, lo único que puede hacer es ignorarme o darme un deseado ‘aceptar’.

¡No lo van a creeer! Pero justo cuando escribía esto, recibí respuesta del susodicho, ja, ja, ja, ja.

Por otra parte, en el Facebook, he encontrado algunas personas a las que admiro, como cantantes y escritores. A quien le he mandado varias invitaciones, y supongo me ha ignorado, es Mario Bellatin. El primer libro que leí de él, ‘Salón de belleza’, se me ha venido mucho a la cabeza ahora, que a mi padrastro le detectaron cáncer, una de mis nuevas amigas la han desahuciado desde hace años, a una de mis tías la operaron por amenaza de cáncer, y otra de mis tías más queridas, ha estado grave por diabetes.
Las imágenes que se me vinieron a la mente del libro, fueron las del pez invadido por el mal en la pecera, por supervivencia, todos los demás peces se alejaban del pez enfermo. Salón de belleza, es un salón donde se va a morir.
Hace también unas semanas, tomé un curso de Reiki, que consiste en curación con las manos, la experiencia fue increíble. Aprendí que toda enfermedad también es ocasionada por cuestiones anímicas-emocionales, en mi caso, me dijeron dos de mis nudos emocionales que hasta la fecha me siguen afectando, la solución más pertinente fue: cerrar ciclos a través de perdón a uno mismo, y a los demás.
Poner en el ‘pre’ a la bandeja metálica, a candidatos dentro de la familia, no es cosa fácil. A mi padrastro le he dicho que le eche ganas que no se deprima, no soy buena para los discursos.
Cada vez que veo a Mary, mi nueva amiga, me nace abrazarla, me nace quererla mucho, tal vez porque en ella veo un reflejo muy parecido al de mi madre. De mis tías qué puedo decir, no mucho. Cuando menos lo esperas, la gente se muere, joven, pequeña, adulta, anciana, uno nunca sabe cuando y cómo, a veces creo que es mejor morirse sin la premeditación de una enfermedad. ¿Para qué sufrir la tortura psicológica de los doctores?, que a últimas fechas sólo han servido para dar malas noticias. Tampoco entiendo cómo es que ahora con tanto avance con el genoma humano, con las miles de operaciones estéticas y demás cirugías inútiles, no se haya encontrado una cura para enfermedades como el cáncer que año con año, se lleva a tantas personas.
Entre mi especulación y desconfianza no dudo que las curas existan, pero por amenaza a perder el poderío económico de los grandes laboratorios, su gama de medicinas sólo ha mantenido a la gente moribunda y en efecto, en lugar de encontrar curas, el mundo se ha hecho un gran salón de belleza, donde se mantienen con paliativos a las personas a punto de morir, sin morirse.

4 comentarios:

DIANA dijo...

Hey!..y se puede saber porque no me ha agregado en el feisbuk?
A decir verdad tengo como dos o tres amigos, bueno, solo agrego amigos no nomás pelaos que no sé ni quienes son :P

Del cáncer no me gusta hablar, me da una punzada en el estómago =S

Oye Geisha, sabes, no puedo entrar a comentar porque me salen ventanas de publicidad en tu blog, es muy incomodo eso, cuando menos te deja ganancia?

besos!

médico del alma dijo...

El feisbuc es como el hijo abortado de la necesidad d trascendencia (si, yo tambien lo uso jeje)

Y para eso d la relacion enfermedad-psiqué, t recomiendo los libros de Louise Hay, algunos la tachan d anticientífica, pero vale la pena leerla con mente abierta.

Saludos!

Hollie A. Deschanel dijo...

Bueno, el facebook tampoco soluciona todo...

muás con cuento dentro :)

Viva la revolución dijo...

El negocio de las medicinas es mas bien no encontrar la cura, si encuentran la cura, se les termina el negocio, entonces lo mejor es que la gente se siga enfermando.

La enfermedad despues de la guerra es el mejor negocio que ha inventado el hombre.

Yo creo que el mundo desde que apareció el hombre en él, es solo una enorme sala de terapia intensiva sin puerta de salida.