lunes, abril 06, 2009

Dedos

Cuando el destino es un problema irremediable, no hay más que ponerse flojita y cooperando. ¿Para qué sufrir por lo innevitable?
Puso su mano en la mía, él sabía que yo no dormía. Buscó una sábana como pretexto para cobijarme, hacía un calor de mierda. Su mano encontró la respuesta cuando se posó en mi rostro y mis labios chuparon uno de sus dedos.

10 comentarios:

DIANA dijo...

quien ? quieeeen?

Emiliano?
quique?
el argentino?

quien fué el afortunado?

naah..ya sé que no lo dirás, me gusta imaginarmelo ;-)

Geisha dijo...

Por supuesto que no lo diré. Aunque ya es un personaje en una de las historias que estoy cocinando.

I´m singing in the raiin....

Saludos

Bob dijo...

Has entrado al mundo fascinante en que se logra expresar toda una vida en unas pocas lineas. Gracias, lo que has expresado hoy es simplemente maravilloso.

Casi un Dios dijo...

vaya, me conmueve como inventaste TODA una historia con tan pocas letras consiguiendo absorvernos en la historia...

Ale dijo...

suficiente para imaginarlo
que chido.

Ale dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DARK ROMANTICISM dijo...

se hizo una imagen redibujada en mi retorcida mente en mi reforzado cerebro esperando refrendar este regozo que se pronunciaba justo

Blogger Pechocho dijo...

Seguro fue el dedo medio, con movimientos oscilatorios y trepidantes cual si fuera una TupsiPop lo que tenías en tus fauces...

Saludos y buen blog

Geisha dijo...

Es una minificción. No he incursionado mucho en el género, pero parece que me sienta bien.
Pechocho... pues la verdad no me acuerdo qué dedo era.

Saludos

--=Maverick=-- dijo...

y despues hasta temblaste... pero no creo que haya sido de frio ... jojojo

picarona!!


noo ps que chido neta xD

diiicen...diicen que se disfrutan mas esas ... yo, no se.

saludos!