jueves, septiembre 21, 2006

Memorias Rulfianas Parte II

¡Rulfo eres un mentiroso! Siempre lo supe, nunca te creí que todo lo que escribías lo habías inventado, sólo cambiaste los nombres de una familia y un pueblo devastado.

Mi padre murió un amanecer oscuro, sin esplendor ninguno, entre tinieblas.

Siempre creí que escribir lo que veía era causa de mi falta de imaginación infinita, me quedé con los llanos secos, la gente sedienta, mis zapatos empolvados, mi cabello largo, las casas de barro derruidas y los labios babeados chupadores de mis tetas.

Ahora defiendo mis letras, mato gente, mato verdades, mato mi preocupación para sentirme orgullosa de ser repudiada, despreciada por lo que he dicho. Ahora si lloro de coraje.
De haber sabido que Rulfo fue un mentiroso hasta en lo que decía, no me hubiera preocupado por mis tantas mentiras y verdades maquilladas con crueldad.
Geisha

3 comentarios:

Jethro dijo...

Hola Geisha Bonita.. !!!!

Confieso que jamas he leido a Rulfo...

Pero me encanto tu metamorfosis.....

Tal cual oruga al entrar en su crisalida... has madurado y aprendido en el proceso...

Bienvenida sea Geisha Bonita....

cariñosamente..

Jethro

Geisha dijo...

A últimas fechas es lectura de cabecera, siempre encuentro cosas nuevas, es como un acertijo que hay que desmenuzarlo con el tiempo, leerlo una vez no me ha sido suficiente.

Horus dijo...

Ya lo dijo Virgen: la verdad es como los extintores, ¡usese solo en caso de emergencia!