lunes, marzo 07, 2011

Bloguer de cinco años

¡Cinco años de bloguear! Más de ochenta mil visitas, y digo es un número afortunado, ojalá que así venda ochenta mil libros (obvio, primero lo debo escribir).

Yo sé que este lugar ya no es el de antes. Las visitas se han reducido a una media de cincuenta diarias, cuando en años pasados llegamos hasta las doscientas.

Siempre ha existido el dilema de no enseñar el rostro, cosa que no pretendo hacer y no haré.

También han ocurrido dos planteamientos metafísicos, al reconocer que la escritora sigue siendo una creadora de una mujer linda que escribe y vive (lo que me hace doblemente atractiva soy un reality show), y los planteamientos son: uno destruir ese alter ego o dos asumirlo valientemente.

Durante estos cinco años, mi contacto con los amables lectores siempre ha sido muy cordial, con algunas relaciones de amor-odio un poco extrañas y fallidas, y amigos a los que conozco ya de años con quienes incluso ni siquiera he tratado físicamente, y puedo considerar a tres como mis mejores amigos del ciber-espacio, Perro el fotógrafo, Diana la Sabrosa Rodríguez y papá Bob.

Cuando alguna persona amable me encuentra en el Facebook, no me faltan las pláticas divertidas, gente que incluso me cuenta su vida, sus acostones, su inquietudes sexuales o sus problemas existenciales ¡soy toda una doctora corazón! Ja, ja, ja. El último lector con el que hablé fue hace unos días, y supongo que al final, terminó molestándose por lo que le dije, fue un señorito de mi edad que me comentó hizo pruebas en Milenio para trabajar de fotógrafo, y después confesó que aún recibía la mensualidad de su papá, no pude evitar que leer eso me era nuevo, insólito, y lo digo porque yo siempre me he declarado guarra, populi, pueblo, llámenme naca si quieren, pero no perteneciente a una clase alta económicamente, así viva en NY legalmente soy una inmigrante como cualquier otro, hormiguita obrera.

Le dije al señorito fotógrafo que eso me era insólito, nunca había leído a alguien que se declarase un mantenido (y más en un hombre). Por supuesto, a cualquiera le hubiera molestado mi comentario, pero era más mi asombro que se me salió lo impertinente. Yo trabajo desde los 17 años y aunque gran parte de mi vida he vivido con mi mamá, la verdad es que cuando vivía con ella siempre pasaba charola.

Pero regresemos al tema, sé que si he perdido lectores es porque ya no me doy mi paseo por la red para leer otros blogs o tal vez, porque este blog ya recuperó su virginidad literaria y los acostones se redujeron a una pasión desbordada por museos y calles de un nuevo país, cosa que a veces no resulta tan atractiva cuando uno quiere fantasear un poco y divertirse un rato.

Ustedes tampoco lo saben, pero yo también tengo a mi ídolo bloguer, de quien no diré nombre, pero es todo un papito y a huevo lo voy a ir a conocer en cuanto regrese a México.

Yo soy una bloguer muy accesible, he conocido a lectores y a la par excelentes restaurantes, blogueros cuya personalidad y educación me han asombrado, a veces hablamos de revolución, literatura, películas y rematamos con una carcajada de esas escandalosas que sólo yo tengo, por cualquier tontería.

La locura que queda justificada porque soy creadora y una tímida damisela a simple vista.

Cinco años y este invierno en el que he vivido por casi cuatro meses me está matando. Así que imploren porque la primavera llegue y tenga algo más que contarles, porque ya ni yo misma me aguanto de tanto aburrimiento.

En cuanto regrese a casa júrenlo que no dejaré de tomar alcohol hasta que mi cuerpo aguante, compraré muchas cajetillas de cigarros, me empacharé de toda la comida tan rica que venden en la calle, marcharé y gritaré en las calles, me pondré una diminuta minifalda, bailaré toda la noche hasta que me corran de los bares y en cuanto vea a un fulano delicioso no descansaré hasta exprimirle la última gota de sudor, ustedes no saben cuánta energía contenida tengo.

Por lo pronto, sean ustedes los primeros en enterarse, si, si regreso a México en un par de meses, y créanme soy muy feliz por ello.

3 comentarios:

DIANA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DIANA dijo...

Mi querida Geisha...

Regresas!!...me da gusto porque asi tendré mas posibilidades de volver a encontrarnos, y vendrás cargada de vivencias de todo tipo.
Me permites tratar de adivinar quien es el blogger que te mueres por conocer? es el Falso Profeta!! la neta adiviné por eso de "papito"..jeje...no me digas que no es él!

Creo que tenemos el mismo tiempo en esto de la blogueada y aqui entre nos te diré a cuales bloggers conozco en persona: al legendario Horus, a La Fábrica de Ratones,al Linuxman y al Indegentoso, y por supuesto a Ti...crees que cuando iba a conocer a BOB un infarto se interpuso??

He sido testigo muda de tu evolución, de aquellos primeros post donde te dejabas vislumbrar y me quedaba la duda si asi eras o puro choro..jajaja, cada post deja ver un poco de tu personalidad y creeme que eso es lo que me hace seguir aqui.

Te duele cuando pierdes lectores? o crees que se deba a la reciprocidad cuando visitas otros blogs?..es que sabes...he perdido amistades virtuales desde que he manifestado mis tendencias ateas, pero increiblemente las visitas aumentaron considerablemente, que rara es la virtualidad, no?

Besos y apapachos y cuidese mucho por favor =D

jinshi0 dijo...

Muchas felicidades