martes, mayo 11, 2010

Respiro aire limpio

Suelo hartarme rápido de las cosas. Mi nivel de desesperación aumentó, las ansiedades son mitigadas con mis nuevas adicciones frustradas, helados de yogur agrio para suplir las nieves del pueblo, tocino frito en lugar de quesillo fresco, zopes con harta grasa en lugar de las memelas y tlayudas, ahora hasta he vuelto a tomar cerveza con gusto y placer, ya saben que para alcohol sólo vino tinto.
Dejé los chistes y las conversaciones metalingüísticas de Memo y Beteta, por ir a gritar entre las multitudes gooool, reafirmo lo que siempre he negado: soy una mujer enajenada.
Mi nena me ha puesto los pies sobre la tierra. Eres mi tía, no mi mamá.
¿Gordo me llevarás al béisbol?
La verdad es que ando con pasión desenfrenada y soy presa fácil de cualquier lengua juguetona, cuyo uso sea distinto al de emitir palabras.
Estoy en casa, en la cochera ya no está mezcal, ni siquiera existe mi cuarto y ni mi cama, todo está en cajas, sólo hay un rastro mío en la pared, con una foto de cuando fui niña.
Mirna lloró, nos despedimos en la terminal. El señor que venía al lado mío, en el autobús, me invitó una torta de mole ¡cuánto extraño el mole!
Y justamente hooooy, hooy hooooooooooy, que no estoy allá, hay pachanga en la casa del maistro. ¡Me lleva la chingada!

2 comentarios:

Javier dijo...

muchas cosas...

DIANA dijo...

Hola Mi Geisha...

Caray, me he ocupado un poco ultimamente por algunas cosas que me han sucedido, y creo que perdí la secuencia, no entiendo gran cosa...
Menos tu comentario en mi blog, como es eso que partes?, ahora para donde?...como que la Geisha se esta muriendo?...
Yo ando en Aguascalientes, pero espero verte conectada por el msn.

Te quiero!!
Besos