lunes, noviembre 10, 2008

Paul Auster en Oaxaca

Una de las cosas de las que más me avergüenzo, es emocionarme demasiado con las cosas que me gustan, esta vez no fue la excepción. Paul Auster estuvo en Oaxaca, creo que hubiera gritado al verlo como una despavorida fan de una estrella de rock, pero no, tuve que contener mis emociones, ya que muchos de mis alumnos llegaron a la inauguración de la Feria Internacional de libro, en el teatro Macedonio Alcalá.
Llegué a Auster por recomendación de un bloguero con el que tuve un amorío, tenía cierta manía por fijarme en las personas ‘inteligentosas’, hasta que conocí las delicias de los nacos patanes, ja, en la viña del señor hay de todo, y cada cosa tiene su encanto; esa aventura con el ‘déspota ilustrado’ me dejó algo por lo menos.
Recordar ese amorío y hacer recuento, puedo recuperar cosas ajenas que surgieron en torno a esa relación, empezando por las amistades que todavía frecuento, las cosas que aprendí, los lugares que visité, la locura y ceguera que tenía, al valerme todo y agarrar las maletas en un dos por tres y viajar al chingadazo.
El primer libro que leí de Paul Auster fue Leviatán, en la novela había un personaje que se llama ‘Iris’, pensé que era la descripción de su esposa Siri Hustvedt, que presentó ayer también su libro ‘Todo cuanto te amé’, para mi fortuna, me la encontré sentada en el piso de uno de los pasillos del teatro hablando con Martín Solares. Naca como yo sola, y teatrera hice mi cara de ¡No lo puedo creer!, así que con mi arcaico inglés (que es malísimo), ella amablemente rió de mi show y se paró a saludarme, le pregunté si Paul, había descrito a Iris con su semblanza, cosa que me pareció obvia hasta por el nombre, pero ella me dijo que era un personaje que había creado en otra novela y que Paul le había pedido permiso para retomarlo.
A terminar Leviatán, el déspota ilustrado me recomendó ‘Trilogía de Nueva York’ y luego de ese me llevó al ‘El cuaderno rojo’, justo de éste último fue del que leyó tres relatos ayer, y no pude dejar de sentirme emocionada.
Curiosamente este semestre implementé una nueva dinámica de lectura con mis chamacos, seleccioné los libros de acuerdo a sus intereses y a los más dedicados les dejé leer a Paul Auster, obviamente no sabía que iba a venir a Oaxaca, y me dio gusto oír que las lecturas del escritor les habían gustado, la primera en darme la noticia fue Amalia, y ambas gritamos como si se nos fuera a aparecer Brad Pitt desnudo.
En el evento anunciaron que cada dos años se dará el premio ‘Aura Estrada’ a mujeres escritoras menores de 35 años, todo porque esta mujer era esposa de Franz Goldman y justamente murió en las playas de Mazunte el año pasado. Cuando terminó la lectura para mi fortuna dijeron que Auster iba a firmar libros, me puse feliz, solo que tenía un inconveniente, llevaba dos libros que no eran míos, el ‘Leviatán’ de Amalia, ‘El hombre en la oscuridad’ que era del IAGO (la biblioteca de donde saqué los otros libros), así que sin remordimientos fui a que me firmara los libros que no eran míos, ja, para acabarla de amolar no llevaba cámara de fotos, pero no faltó el conocido que me hizo el favor de tomarme una con el escritor.
La fauna intelectual de Oaxaca estaba ahí, Da Jandra y esposa Agar, Guillermo Quijas, Tryno Maldonado, el rector de la universidad, el presidente municipal, los editores de Almadía, en fin, toda la crema innata de la elite empresaria e institucional. Por supuesto no pudimos faltar los ‘fadanelli´s news divine’, alumnos de los talleres literarios del CASA, que por obvias razones no fuimos invitados al cocktail posterior, en el casino del teatro, pero entramos sin el menor problema.
Me encantan, porque cada compañero tiene su perfil, uno de ellos vende libros, discos piratas, marihuana, alcohólico respetable en los bares de cerveza barata, otro es maestro bilingüe en una comunidad indígena, Guille, mi vecino, favorito de Fadanelli y Da Jandra, por su vasto bagaje literario, Víctor estudiante de antropología, Perlita que se viste raro pero es un amor, por tanto es la fémina más acosada, la hija de Flavio Sosa, yo... que les puedo decir, nada más, somos los mismo de siempre, en los mismos lugares con la misma gente.

(Lo siento... fue un post que escribí hace algunos días y no terminé, está pendiente, está pendiente)

6 comentarios:

Falo dijo...

Jajaja, No compartimos la misma comparación con Brad Pitt, pero si la admiración hacia Paul Auster. No es fácil contar con un personaje con esa accesibilidad en Oaxaca y no me lo podía perder.
Espero que tus alumnos no hayan sido los chamacos desmadrosos que no me dejaban oir, jaja. Oye con respecto a los libros del IAGO, espero verlos ahi autografiados eh.... no vayas a contibuir con el robo hormiga. Aunque Toledo dijo que el hecho que se pierdan libros es buen síntoma jeje.

Todas y cada una de las actividades que se estan llevando a cabo en esta XXVIII Feria Internacional del Libro, valen la pena, lástima que no se pueda estar en todas, hoy me perdi de ir al pochote.

PD. Con referencia al premio Aura Estrada, me acorde de tí. ¿Te animas? Estas muy a tiempo.

Geisha dijo...

Ja, ja, ja, no creo que hayan sido mis alumnos porque yo estaba con ellos y estaban muy atentos. Pero es muy probable que hayan sido los 'Fadanelli´s new´s divine', porque a algunos de ellos los callaron, ja, ja, ja.
Eso de que estuviste en el mismo lugar que yo, ya me está dando miedo porque es muy probable que por lo menos te conozca de vista.
Lo de Aura Estrada, me tiene destrozada, Yépez se encargó de tirar a la basura toda esperanza que tenía como escritora, desde el lunes no tolero su frase: 'mujeres, ustedes son escritoras de cliché, siguen reproduciendo los mismos patrones sexuales en sus escritos, no hay nada nuevo'... eso me fulminó
Ando más depre que nunca, no se me nota, pero ya comenzó el dolor de cabeza otra vez, y no puedo evitar sentirme aludida y avergonzada, no me siento capaz, por el momento, de releer mis escritos.

Falo dijo...

Mmm, Oaxaca es muy pequeña y seguramente nos hemos topado sin darnos cuenta, por cierto hoy en la nochea tengo un evento pero no me perderé escuchar a Fadanelli. Iras?
Sin el afan de que esto te deprima, lo que dice Heriberto es cierto, pero se aplica a todos, que artista no reproduce patrones y tendencias una y otra vez. Todos los autores que has leído de alguna formas los proyectas en tu forma de escribir, el éxito radica en buscar tu estilo propio. Además el ser humano es un ente sexual por naturaleza. No esperes que les hable como se expresó Paul Auster de Siri acerca de sus novelas. Al menos no todavia :).
Cualquier actividad que realices requiere de un aprendizaje básico aunque hay a quienes les surge casi de manera innata.
La clave del artista radica en proyectar sus sentimientos de una forma original. La misma sonata o melodía es interpretada de distinta forma por cada músico, cuando alguien le da su estilo personal, este es percibido. Yo no tengo autoridad alguna para hacerte una crítica objetiva, pero como simple aficionado puedo percatarme que tienes esa chispa tratando de explotar. No declines, pero tampoco te presiones. Un saludo y un beso.

Pd. Hoy con mi musa, en luna llena y envuelto en un pañuelito escuche los comentarios de tu Lobo.

Simbad de la Porra dijo...

jajaja....despues de leer tu relato y peripecias me acordé de aquella novia que tuve de la facultad de filosofia y letras.

saludos!!!

LA GUERA RODRIGUEZ dijo...

Hola Mi Geisha...
Ay pero que afán el suyo de mortificarse por cualquier cosa jeje
En otro blog (el de Rich) puso una frase muy de acuerdo a este post, dice: Los artistas copian, los genios roban ( las ideas ) El habla sobre la originalidad, lo cual es muy dificil que alguien lo catalogue a uno de original.

Todos(as) hacemos lo mismo, solo que cada quien con su toque de encanto personal.

Besos!

Geisha dijo...

Ja,ja,ja, yo también escuché los aullidos del Lobo, y ya ni lo menciones porque si se entera su cazadora, me mataa!