domingo, agosto 26, 2007

12 paréntesis

Apelando a mi injustificada falta de imaginación, terminaré escribiendo sobre lo que es tan, tan, tan, trillado en los blogs: hablar de uno mismo, aunque debo admitir siempre es bastante divertido y liberadamente catártico.


1. Soy mala hija, me acuso de considerar que Carmen María, es la mamá más desordenada que conozco (jo, si alguna vez conocen mi casa, no se admiren que mi cama nunca esté tendida).

2. Por más que quisiera, no dejo de sentir miedo cada vez que entro sola a un bar (aunque realmente el miedo se genera por la preocupación de que nadie se me acerque, ¿qué? ¡Hago mi lucha!).

3. Si algo puede hacerme, muy, pero muy, feliz es tomar vino con frutas (con eso me quita el miedo a estar sola en un bar).

4. Después de mi casa, el lugar donde me siento más cómoda, es en la sala de narrativa de IAGO, y no porque lea mucho, sino el tiempo que paso ahí es simplemente para pensar (y claro, tener fantasías con el guapo bibliotecario de la sala de arquitectura, ja, ja, ja).

5. Hace un año, confesé que no me gustaba dar sexo oral, eso me valió para que cierta amiga bloguera, se pasara recordándomelo por toda la red (nah, por toda, no, es un decir para exagerar un poco, tampoco soy tan importante)…¿si he cambiado de idea? Pues, pues, con un poco de vino (tinto, por favor) agarro valor.

6. De sólo recordar a Isak…(suspiro), mi lengua humedece los labios (¡Esta bien! Si me gusta el sexo oral, y qué, y qué, y qué! bueno, con Isak ¡sii!)

7. La verdad es que para disfrutar mejor un evento, prefiero estar sola… desde ir al cine, ver una peli, ir al teatro, o un concierto de música… (digo, en algo tengo que justificar todos esos eventos a los que he asistido últimamente, hace mucho que no voy a un motel, snif, snif, snif) el tener demasiado tiempo sin sexo me orilla al arte, ¡maldito ocio!

8. Hace algunos post, confesé que no me gustaba ir a los moteles, (je, je, je, ahora es un placer y más si tienen espejos en el techo, ¡qué Borges se vaya al demonio!).

9. Hace algún tiempo me dije, que si algún día hacía el amor con alguien en mi cama, ese sería el hombre de mi vida… (Cuando eso sucedió, se quedó a dormir en mi casa tres noches, descubrió muchas fotos, algunos libros arrumbados, le hice de comer, lo cuidé cuando se enfermó, lo mimé como a una mamá, dormí deliciosamente acaparada de sus largos brazos, y efectivamente me enamoré, cuando se fue, valoré las mieles de la soltería).

11. Antes me quejaba porque Carmelita no me prestaba su carro, también me jactaba de ser un cafre, ahora, soy la chofer oficial de mi mamá, voy a dejar a mis amigas a su casa (y eso no es molestia, lo malo es cuando mi auto alberga 10 personas), si tengo visitas tengo que darles el tour por toda la ciudad, si yo llevo carro y él lleva carro, me preocupo por dejarlo estacionado mucho tiempo; si voy al centro me estresa el mentado tráfico y donde madres estacionarlo, además de que cada viajecito me cuesta 20 veces más que andar en camioncito, hoy domingo, ni siquiera me dieron ganas de salir, ¡agh! Cuando realmente lo necesito no lo tengo, y cuando lo tengo no lo necesito, la verdad es que me siento mucho más tranquila no andar al volante.

12. Nunca dejan de alzarme la moral esos mensajitos por el celulófono.

La primera vez que grité como loca:

Hey china girl! Todo bien? Vas a salir por la tarde? Deseo verte otra vez. (Y con este mensaje me adjudiqué la canción de ‘China girl’ de David Bowie)

De esas palabras que uno necesita de la familia (aunque no sean ciertas):

No te preocupes, suerte carnalita! ( si wey, pero lo que necesito es dinero, no suerte)

Y él último mensaje del pretendiente que no conozco, pero que siempre es oportuno:

Si fuera tu hermano te celaría.
Si fuera tu padre te daría dos nalgadas.
Si fuera tu novio me dolería no haberte cogido.
Si fuera tu amante sentiría no haberte llenado.
Si fuera tu amigo me dolería no haberte robado un beso.

Después de todo no estoy tan sola…

5 comentarios:

Mar dijo...

Uju. Número 1.
Es raro. Yo también decía que sexo oral jamás, y conocí a alguien especial y pues... heme ahí. Pero juro que después de él, a nadie.

Unknown Soldier dijo...

Querida Geisha:

No tienes porqué justificarte: Uno habla de uno mismo porque es el tema que más domina ¿no?... En teoría.

1. Yo le decía a mi Santa Madre: "¿Pa qué tiendo mi cama si en la noche la volveré a destender?"

2. Hasta yo tendía miedo de entrar a un Bar allá: Hay mucho del APPO, Zetas, AFIs y demás bichos que la verdad sí son para dar miedo.

3. Hay muchas cosas que le podrían hacer muy feliz... lo complicado es encontrarlas

4. Le prohibo volver a ir a la tal "sala de narrativa de IAGO"

5. Ja, ja.. Lo recuerdo. Que bueno que me da la receta: Le invito un exquisito Vino Tinto italiano que me regalron.

6. Odio al tal Isak

7. Ahora entiendo su "Onanofilia".

8. A mí tampoco me gustan. Pero a veces son necesarios.

9. Eso que Ud. describe es un acople, no el hombre de su vida.


11. Eso pasa por pedir prestado el coche. That is the price.


12. Los mensajes que recibe, no son míos: Yo no tengo celular.
Pero si yo fuera su vecino, sería polizón en su cama.

Indigente Iletrado dijo...

Aquí está lloviendo.

En los blós como en el patio todas las confesiones se las lleva el viento.

Pero mientras duran son rebonitas.

Clandestina dijo...

Mi Geisha...gracias por mencionarme..jeje..pero si es a lo que recuerdo, el asunto era referente al semen, pero que bueno que ya eso pasó al olvido, digo, a su baul de los recuerdos.
Reciba todo mi aprecio y afecto.

Diana

Lara dijo...

buen post!!
mucha informacion jeje!!