domingo, agosto 23, 2009

Blusa amarilla

¿Recuerdan a Naty? bueno, hace años escribí sobre ella en este blog. Mi prima hoy tiene 17 años y va a entrar a la universidad. El caso es que ella tiene un severo caso de anorexia, lo peor no es eso, sino que a partir de esta semana, arriba a mi casa otra de mis primas, una que estudiará la secundaria y Naty, que entrará a la universidad.
Desde hace unas semanas permanezco inquieta, ya saben, eso de la perdida del espacio personal, el tener a dos gentes más en mi casa, las ondas de la convivencia no es cosa sencilla de asimilar.
Hasta hace una semana se me ocurrió la gran idea de cambiar de casa, sólo que el único lugar disponible a donde me puedo ir, es a un fraccionamiento mucho más alejado la ciudad.
Hoy pasó algo y no sé que tan duro u oportuno fue para Naty.
Ella es una niña, una vil niña, si la vieran no dudarían en que no tiene más de diez años. Su ropa les puedo asegurar es de cuando ella era una infanta. No necesita usar siquiera corpiño porque su pecho es una plancha desierta.
Ayer que me la encargó su mamá, le dije que lo primero que ella tenía que hacer era comprarse ropa, tuve que convencerla que debía utilizar sus ahorros para tal fin. Así que hoy me la llevé a las tiendas, créanme que si hubiera podido yo le compro la ropa pero no tengo dinero ni para mí.
Dios, si la vieran, tacaña (se comprende porque sus ahorros los obtuvo trabajando en vacaciones), bueno anduvimos por tres tiendas, compró una blusa, después de haberse probado un chingo, entre ellas una de color amarillo que le había gustado y que ya estaba por comprar
De repente dijo que mejor no, que el amarillo no le gustaba, que hacía tiempo le había dicho una niña de su escuela que el amarillo no le quedaba por su color de piel…
Por un momento casi la mato, pero después comprendí que eso era una alerta roja, por ese detalle vi problemas graves en ella, por más que le insistí que la blusa estaba linda, que se le veía bien, que ya no estaba en su pueblo para que la viera esa niña criticona, no logré hacerla cambiar de parecer, bueno en fin, intenté todos los argumentos sin éxito.
Eso fue algo que me preocupó. Después con más calma me puse en un plan conciliador, digo, trabajar con chamacos todos los días me ha ayudado a saber cómo tratarlos ( a veces), le hablé a calzón quitado, le dije que lo que ella necesitaba era un par de cachetadas y que si seguía con esos traumas, poco iba a conseguir contra su anorexia, todos en la vida hemos pasado por etapas difíciles en la secu o en la prepa, y que nunca va a faltar el gandaya que nos haga la vida de cuadritos en esa etapa, bueno, esto se lo dije al final, antes de eso, le pregunté si ella quería seguir con esas ideas absurdas, le pregunté si eso no la torturaba y ¿cuándo iba a comenzar a superarlo?, bueno, la nena se me puso a chillar a media calle, la abracé, no sé si hice bien, realmente no lo sé, pero las palabras fluyeron en mi boca, y también me di cuenta, que no era buena idea dejar la casa por ellas, más por Naty, yo sé que no voy a resolverle la vida, pero creo que algo puedo hacer.
Es difícil cambiar de vida de un día para otro, y más para ellas que van a estar fuera de su casa, la verdad, dudo que aguanten, me preocupa, porque ahora no sé qué broncas traiga la otra nena, pero algo me queda claro, si mi otra tía aceptó que ella se viniera para acá, es porque en la secundaria en la que estaba ya no la quisieron aceptar, me indica que es niña problema.
Después de todo creo que en esas etapas no tuve broncas tan severas. Siempre fui bien portadita, lo que me preocupa ahora es saber como tratar a mis niñas, en cuanto pueda iré a comprarle la blusa amarilla a Naty, ¿por algo debo iniciar? ¿ustedes qué opinan?

6 comentarios:

ikerjauregui dijo...

Antes que nada, HOLA!
Mira yo sufrí de adicciones hace ya muchos años atrás y mi hermana sufrió de lo mismo que tu sobrina. Trataron de hacer de todo para ayudarnos.
Solo escúchala y dale amor, el día que te pida ayuda, solo ese día. Podrás ayudarla, si quieres que platique con ella con el fin de ayudar. Este es mi mail. Y te mando mi cel por el mismo medio. ikerjauregui@hotmail.com

Pichu dijo...

La nena necesita muuchísima compresión, pero a cantidades industriales. Yo pienso que deberías comprarle la camisa, a ver si de a pasitos pequeños recorren el trecho larguísimo para que de nuevo todo esté bien.

Saludos!

Geisha dijo...

Iker
gracias

Pichu, si, se la compraré en cuanto tenga dinero.

la MaLquEridA dijo...

Tal vez te resulte difícil convivir con dos niñas, porque aún lo son, pero si te vas ellas sabrán que fué porque llegaron y eso no les hará nada bien.
Supongo que tendrás que aguantar un rato, pero la ayuda que les des será lo mejor que puedas hacer, te lo digo yo que en éstos temas, considero que sé mucho, por los niños que he cuidado.

En fin, suerte.

Mar dijo...

Se trata de reforzar autoestima.
Se oye fácil pero es un trabajo muy pesado y que requiere de muchísima constancia.

La idea es que la hagas sentir tan apreciada y tan aceptada como realmente lo es. Sin imposiciones.

La blusa amarilla puede ser un buen comienzo, aunque en realidad requiere de un soporte fijo y constante.

Realmente es muy afortunado que te tenga a su lado.

Vivienne dijo...

Mjule debe ser bien dificil, al principio pues el ambiente será de cortesía pero con el tiempo el echo de que tengan diferentes costumbres y estilos de vida te puede dificultar las cosas.
Tiene razon Mar apoya a tu prima con la autoestima y la confianza en ella misma.
SUERTEE!!