jueves, mayo 07, 2009

No fue...

No me cae el veinte que Maleno murió hace una semana. Hoy pasé cerca de su casa y mi cabeza no se adapta a la idea de que nunca más lo volveré a ver. Creo que lo sentiré, cuando regrese al teatro (si es que regreso).
El maestro Calleja, también se fue sin resolverme algunas dudas que quería plantearle. No estoy triste y no quiero estarlo, pero me es inevitable que a veces se me corte la voz cuando hablo de alguno de ellos.
Hay veces que duele tanto la ausencia, el robo de lo que se llevan de nosotros. Sigo sin comprender esos misterios de cómo es que físicamente uno puede vivir, pero el ánimo se nos muere con ellos.

Seguimos con desgracias:

Influenza en el país. La gran patraña del año. Me enorgullece decir que no compré ni usé cubre bocas.¡Gran triunfo!
Han endeudado a nuestro país con 47 mil mdd, han legalizado el uso de información privada y la portación de drogas (con lo que estoy en parte de acuerdo)... a veces me da tanto coraje ser parte de este país, que me dan ganas de volverme extrema, pero soy una cobarde de cuarta.

Extorsión

¿Les he comentado que nos bajaron lana por teléfono? Oh si, les suplico no recordarme lo estúpidos que fuimos, al ser presas fáciles. He pensado mucho sobre el asunto. Si los índices de delincuencia son tan altos, que ahora hasta los jodidos somos también a los que más joden, es que algo en este sistema está mal, y somos todos los que lo componemos.
Mientras haya unos cuantos que acumulen la riqueza en sus bolsillos, existirán estos problemas sociales que se traducen en delincuencia, los índices de desigualdad se miden por las olas de violencia y criminalidad en un país.
Me deprimió el hecho de tener que pagar consecuencias, porque en verdad todas en la casa nos esforzamos harto para tener lo que tenemos, vivimos al día, sin lujos, cuidando lo que tenemos.
Después de poner en la mesa los sucesos culeros que han pasado estos días, uno se consuela, no fue otra muerte, no fue un dedo, no fue un secuestro, no fue nada grave… fue sólo dinero que hay que conseguir trabajando.
Ahora menos que nunca no me dan ganas de hacer mal a alguien, ni siquiera arrancarle un pelo. No son tiempos de convertirse en parte de esa bola de sucios. En verdad tengo la esperanza que seamos más la gente que cambiemos a este país (disculpen las cursilerias), y no sólo con marchas por la paz, con leyes inútiles, con gobernantes panitas incompetentes (me cae que hasta ahora votaría por el PRI, pero ni siquiera eso es una solución) ¡Algo tiene que pasar! ¡Algooo! pero algo bueno (de nuevo, disculpen las sensiblerías).

7 comentarios:

tOnYtO dijo...

Y ese es un estado de ánimo que compartimos muuuuchos mexicanos.

Saludos

Anzelime dijo...

COMPARTO TU SENTIR

DIANA dijo...

Cuando menos las letras son para desahogarnos...no?

AnArQuiStA SupEresTrellA dijo...

Estariamos mejor con López Obrador...

Mejor ensartados...

Cheers...

Sebastian dijo...

Me pase un rato leyendo tu blog.
Te mando una gran sonrisa desde Chiapas .

Tanya dijo...

Tampoco compré o usé tapabocas, y si, me siento orgullosa. Aunque sigo siendo -como tú dices- una miedosa de cuarta. Supongo que lo que nos queda es compartir nuestro sentir, y estar listas para saber responder, aún con el miedo.

Pablo Perro dijo...

Estas en parte de acuerdo con la legalización de las drogas porque 5 gramos son apenas una parte de lo que traes normalmente?